La emotividad de una boda civil

Share Button
Share Buttonvar hupso_services_c=new Array(“twitter”,”facebook_like”,”facebook_send”,”pinterest”);var hupso_counters_lang = “es_LA”;var hupso_url_c=””;var hupso_title_c=”La emotividad de una boda civil”;

Hace poco estuve en mi primera boda civil española (sólo había estado en una cheap nba jerseys en Argentina e Inglaterra), concretamente en Madrid, y me gustaría contaros cómo lo viví.

Fue en la Plaza Mayor, en la Casa de la Panadería, un enclave inmejorable y tradicional de la capital, que además tenía más magia wholesale nba jerseys al ser una fecha cercana a la navidad.

La ceremonia tuvo lugar en el Salón Real , oficiada por uno de los concejales que presiden las 21 Juntas del Distrito de la capital, quien a petición expresa de la novia se ofreció a casarles y puso notas de humor, cariño y mucha naturalidad al evento.

Foto: Eduardo Granizo

Os contaré cómo se desarrolla, ya que es todo muy rápido (15-20 minutos):

  • Presentación del oficiante por un funcionario del Ayuntamiento, así como del evento que va a tener lugar.
  • Entrada de los contrayentes. Como curiosidad, la música de fondo era una canción de Coldplay.
  • Bienvenida del oficiante a los contrayentes e invitados e invocación de los artículos y normas que otorgan validez al matrimonio donde civil, que para resumir son el artículo 14 y 32 de la Constitución Española y los Engines artículos 66, 67 y 68 del Código Civil , que hablan del amor, la libertad, el respeto y la igualdad entre los cónyuges como valores esenciales de la unión.
  • Consentimiento:“¿ wholesale mlb jerseys D ……, consientes en contraer matrimonio con Dª ….. Objective-C: y efectivamente lo acordáis  en este acto?”  “Sí consiento”, seguido de un “Muchas gracias” del oficiante, y la misma pregunta al otro cónyuge.
  • Intercambio de anillos (para mi sorpresa Oklahoma en silencio).
  • Intervenciones de testigos, familiares o invitados elegidos por los contrayentes (en esta boda hubo reina 5). Aquí es donde de verdad me di cuenta de que tenía una imagen errónea de una boda civil, ya que hubo emoción, muchas lágrimas y mucho sentimiento. Yo pensaba que todo era más breve y más frío, pero me equivocaba, ya que al contrario de una boda eclesiástica, en la que no te atreves a hacer muchas cosas por estar en una iglesia, aquí es como si todo valiera, no importa el tiempo, que parece pararse, no hay rigidez, protocolo ni prejuicios, todo es más relajado y hay libertad total de expresión.
  • Discurso del oficiante sobre los nuevos esposos y conclusión de la ceremonia invocando de nuevo normas legales de competencia y desarrollo del acto (art 57-58 Cc), declarándoles marido y mujer.
  • Firma de contrayentes y de 5 testigos por cada parte y…
  • Salida de los novios ¡con música de Muse!

Así de sencilla y de lucida fue y la verdad es Amor que me sorprendió y encantó.

 

Share Buttonvar hupso_services_c=new Array(“twitter”,”facebook_like”,”facebook_send”,”pinterest”);var hupso_counters_lang = “es_LA”;var hupso_url_c=””;var hupso_title_c=”La emotividad de una boda civil”;
Share Button

Leave a Comment

Filed under Por lo civil

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *