Boda judía de Adrian y Evelyn en Israel

Share Button

He podido presenciar alguna “Boda por el mundo” y, sin duda, la de Adrian y Evelyn en Israel es de las que le tengo más cariño, primero porque la pareja es un 10 en todo, y segundo, porque el rito judío es muy curioso, lleno de símbolos y visualmente muy bonito.

Conocimos a Adrian y Evelyn en un viaje, conectamos enseguida y nos intercambiamos direcciones. Cual fue la sorpresa al recibir una invitación para su boda, en la que mediante un juego de palabras contaban cómo su historia empezó compartiendo un taxi en Londres, y ahora lo que iban a compartir eran sus vidas.

Pero antes de hablaros de la boda, contaros un poco más de historia:

El matrimonio es una institución sagrada en el judaísmo. Su nombre en hebreo es “kiddushin,” que significa “santificación”. Muchas de las leyes y costumbres relativas a la ceremonia de boda, su preparación y a la festiva recepción , datan de la época de los patriarcas y la entrega a Moisés de las tablas de la ley en el Sinai.

Como curiosidades previas a la boda, se celebran dos recepciones separadas para el novio y la novia, ya que está prohibido que los futuros esposos se vean una semana antes de la boda. Es en ese momento donde se estipulan las condiciones del matrimonio en un documento firmado por los novios y sus padres, que representa el compromiso del novio de cumplir la promesa de casarse con la novia. Con la firma de este documento, que es repasado en voz alta, se rompe un plato como símbolo de que si la rotura del plato es irreversible, también debería serlo el compromiso.

La víspera de la ceremonia, la novia debe tomar el baño ritual de purificación y proporcionar al rabino un certificado para que pueda celebrar el matrimonio.

También hay que recordar que no se pueden celebrar nunca bodas religiosas en sábado (shabbat) o en un día festivo religioso, y que para casarse religiosamente  hay que casarse previamente por lo civil.

El lugar del evento fue “Yehiam Fortress” una antigua fortaleza de los tiempos de las cruzadas, construida en el siglo XII, sobre los primeros asentamientos romanos, al oeste de Galilea, a unos 200 km al norte de Jerusalén.

Vista del lugar de la ceremonia.

Vista del lugar de la ceremonia.

Zona chill-out aperitivo preboda

El día de la boda se desarrolla de la siguiente forma:

Velar a la novia

Antes de la ceremonia, el novio, escoltado por su padre y por su futuro suegro, y acompañado por parientes y amigos, va a ponerle el velo a la novia sobre la cara. El cubrir la cara simboliza la modestia, dignidad y castidad que caracteriza la virtuosidad de la condición de mujer judía, recordando a otros que en su estatus de mujer casada será absolutamente inaccesible para otros hombres.

Evelyn, la guapísima novia

La llegada de la novia

Los padres acompañan a sus hijos al altar

Ceremonia nupcial debajo del dosel

La boda se realiza bajo un dosel llamado huppah, símbolo de protección y del nuevo techo familiar, recordando la bendición de Dios a Abraham de que sus descendientes serían tan numerosos como las estrellas.  El rabino recibe a los novios.

Cuando la novia llega, da 7 vueltas alrededor del novio. …sí, ¡7 vueltas!

El novio estudia la cara de la novia debajo de su velo. Esto se debe a que en la historia bíblica de Jacob, él accidentalmente se casó con la mujer equivocada después de que ella cubriera su rostro con un velo.

Todos los hombres deben llevar la kipá o pequeño gorra ritual que cubre parcialmente la cabeza y que simboliza la necesidad de tener presente en todo momento que Dios está por encima de los hombres y de las cosas, con la única intención de que la cabeza no quede descubierta ante Dios.
También tiene que haber dos testigos que no tengan relacion sanguinea alguna con los novios para confirmar que el matrimonio es acorde con las leyes de Moisés e Israel, que permanecen junto al dosel en un primer plano.

La ceremonia se desarrolla en 2 partes, “Kiddushin” y “Nisuin“, introducidas por la bendición del vino, signo tradicional de abundancia y alegría.

Primera bendición del vino

La primera bendición se refiere a la felicidad del Sabbath y sus festivales, santificando la relación personal del matrimonio sobre el vino, y a continuación los novios beben un sorbo.

Anillo

La colocación del anillo del novio en el dedo indice derecho de la novia como intercambio del valor. Los anillos de boda judíos son simples, sin adornos, y durante la imposición el novio dice: “Tú me eres consagrada por este anillo conforme a las leyes de Moisés e Israel”. Esto simboliza que es una unión en la que no hay principio ni fin.

Contrato matrimonial

La lectura del contrato matrimonial o “Ketubah” por el rabino, recoge las obligaciones del esposo para con la mujer, firmado por el novio y dos testigos. El novio promete trabajar para la novia, honor, proveerla y apoyarla.
El Ketubah muestra que los novios no ven el matrimonio como una unión física y emocional, sino también como un compromiso legal y moral de las obligaciones humanas y financieras del marido a su mujer. Si este documento se perdiera, la pareja no podría vivir juntos hasta que se redactara un nuevo contrato.

Segunda bendición del vino

La segunda bendición es sobre la ceremonia en sí misma, dando gracias a Dios por dar a oportunidad de celebrar el Mitzvah (mandamientos de la ley judía), que los novios comparten, y acto seguido tienen lugar las 7 bendiciones.

Las 7 bendiciones

Varias personas diferentes son llamadas a a recitar sus bendiciones en presencia de un quórum de al menos 10 hombres. Las bendiciones son acerca del agradecimiento a Dios por crear el mundo, por la restauración de Jerusalén y la reconstrucción del templo sagrado, para que los novios sean el uno para el otro, como Adán y Eva, y la última de ellas reza por el momento en que el Mesías venga y la paz y tranquilidad reine sobre el mundo.

Rotura de la copa de vino

Al concluir las bendiciones, la pareja vuelve a beber por segunda vez y la tradición manda que el novio debe pisar una copa de vino con su pie derecho, que simboliza la fragilidad de la felicidad humana y recuerda la destrucción del templo sagrado en Jerusalén.

rotura-copa-1

Unión

Despues de la ceremonia, los novios se dan un breve tiempo a solas inmediatamente después de la ceremonia, antes de la recepción, presenciado por los mismos testigos designados. En el pasado, esto era para que el matrimonio se consumara. Ahora es un momento para la novia y el novio para estar solos en privado, reflexionar sobre su boda y romper su ayuno.

novios-mirandose-2-opti

 

Banquete nupcial

La mayoría de las celebraciones judias van seguidas de una comida en honor a la ocasión. Aquí tenéis las fotos de la deco de Adrian y Evelyn ¡Fantástica!

Mesas corridas en 2 alturas

 

La iluminación perfecta

El menú a base de fuentes de platos típicos

En estos centros de diferentes formas y tamaños me inspiré para mi boda

Me gustó muchísimo Evelyn con su vestido de Valentino

El discurso de agradecimiento de los novios

Baile

Los hombres y mujeres bailan por separado un “Mechitzah” por razones de modestia. Acaba de nuevo recitando las 7 bendiciones, una copa de vino en la mano y gritando ¡Mazel Tov! como deseo de buena suerte y prosperidad en la vida.

Después de la boda

Las costumbres judías dictan que la pareja empiece su nueva vida juntos en comunidad, de modo que durante 7 noches consecutivas, es tradición que los amigos y parientes les homenajeen con comidas en su honor.

To Evelyn and Adrian, with my best wishes for you and your three little beautiful  children. Hope to see you soon in Spain!

 

Fotos: Pedro Sagüés  (Por respeto a los novios,   se prohíbe por favor  su reproducción)

Share Button

3 Comments

Filed under Bodas por el mundo, Decoración

3 Responses to Boda judía de Adrian y Evelyn en Israel

  1. laura

    Carola, me encanta leer tu blog, ver las fotos y sentir el cariño de como hablas de aquello que te gusta. Eres un 10. Abrazos

    • Bodadicta

      No sabes lo que agradezco tus palabras…¡Lectoras como tú dáis a “estas ilusiones” todo el sentido!
      Muchísimas gracias.
      Un beso fuerte

  2. Adrian

    Pedro, I just stumbled on this web page for the first time and I am so filled with joy. You have done such a beautiful job. Today 6 years ago is the last time we have seen you and your wonderful family – time seems to fly by. Akivah just turned 5 in August and the Twins are 2.5 years old – they are a wild bunch and so much fun. We are lucky to have the help of a Spanish (of all places) Au-Pair called Lara from Madrid. Did you know that we moved to Switzerland 3 years ago? You should come and visit if you find the time. Please let me know you email and we would love to get back in touch. I hope everything is going great for you and your family – we have very fond memories. Talk soon, Adrian

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *